Esperan a su primer bebé y luchan para que el Estado venezolano reconozca sus derechos

10 de junio de 2016

Lo de ellas fue amor al grito de consignas. Se conocieron a través de una amiga en común durante una marcha por el Día de La Juventud donde enarbolaban la bandera del arcoíris. Eso fue hace 4 años. Aunque hacían activismo en diferentes organizaciones, actualmente, las dos forman parte de la Fundación Base Lésbica en […]

Lo de ellas fue amor al grito de consignas. Se conocieron a través de una amiga en común durante una marcha por el Día de La Juventud donde enarbolaban la bandera del arcoíris. Eso fue hace 4 años. Aunque hacían activismo en diferentes organizaciones, actualmente, las dos forman parte de la Fundación Base Lésbica en la ciudad de Caracas.

VER: LGBTI se organizan contra grupos evangélicos de Venezuela que buscan frenar sus derechos

Desde ese día de la caminata surgió el amor que se fue materializando en una relación formal de pareja que ya hoy tiene más de 3 años.

Ella son Yaury Mejías Galarraga y Diórlin Toledo. Esta semana le han comunicado al mundo la dicha de que están esperando a su primer bebé.

El camino para llegar hasta acá no ha sido sencillo, ya que este es su tercer intento por agradar la familia a través de fertilización asistida. El primero fue por medio de Yaury y los posteriores ha sido Diórlin, quien es la que está ahora en la dulce espera.

Completa la felicidad el apoyo que han recibido de parte de familiares y amigos.

Sin embargo, Venezuela no es un Estado amigable con las familias homoparentales. Hay una deuda pendiente con la garantía de derechos, tanto para la pareja como para los hijos.

En este caso, Yaury, quien es abogada, nos informa que se están preparando para que el bebé que está por nacer pueda vivir en un país más tolerante, donde el derecho a la identidad y a recibir la protección de sus dos mamás los tenga garantizados.

“Nosotras, más allá del matrimonio, lo que necesitamos es protección para nuestra familia, ya el sistema de prioridades cambia radicalmente y esperamos que si el Estado -por fin- le abre las puertas al matrimonio igualitario no lo haga como para cubrir un capricho de un grupo que simplemente quiere la fiesta y la parafernalia. Necesitamos acciones concretas tendientes a garantizar los derechos del núcleo familiar completo. Nada hacemos nosotras casándonos y que el bebé que estamos esperando quede desprotegido de parte de una de nosotras”, afirmó.

Ejemplo, -continúo- el reconocimiento por parte de sus dos madres, por es hijo de las dos, que crezca como un ciudadano con derecho y para eso necesita la protección jurídica de parte del Estado.

Con respeto al derecho fundamental a la identidad que tiene todo niño, Yaury dejó en claro que no aspiran irse de Venezuela para que el bebé pueda gozar de este beneficio.

“Nosotras estamos viendo posibilidades. No quisiéramos salir del país, ni para casarnos ni para registrar a nuestro hijo porque somos venezolanas y si algo deseamos es que en Venezuela se den las cosas bien.

No sabemos, llegado el momento, qué acciones podremos tomar si para cuando nazca, el Estado sigue en este silencio que ha tenido a nivel jurídico para con nosotros como población. Estamos estudiando las posibilidades y yo como abogada estoy buscando las maneras de proteger a mi familia”.

Enhorabuena por la dicha de ser madres y a seguir en la lucha para que el bebé que está por nacer tenga garantizado sus derechos como ciudadano venezolano, hijo de dos mamás.

http://sinetiquetas.org/2016/06/02/esperan-a-su-primer-bebe-y-luchan-para-que-el-estado-venezolano-reconozca-sus-derechos/

Comparte y participa:

Comentarios

comentarios

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!
Menú
Utilizamos cookies para garantizar que tenga la mejor experiencia en nuestro sitio web.