Sin miedo a la verdad

Crónica de un docente Trans en Venezuela

Citando a mi apreciada Ana Margarita “…como humanista…” redacto mi experiencia dentro del marco laboral como Transitor.

Soy Julián Parra, Hombre y Docente. Empezando el pasado mes de Mayo en un acto conmemorativo al día de las madres en el Liceo donde trabajo, una representante me grita desde un punto distante a mi persona llamándome “Profesora” delante de un grupo de alumnos y representantes que se encontraban junto a mí. Sin vacilar, me dirijo a esta persona, a la cual abordo preguntándole directamente “¿Usted me ve cara de què a mí?” –De Profesor- (Contesta esta representante), la cual me observaba y hablaba atropellándome, en ese instante, le indico que debe respetarme como ser humano, que yo soy un hombre y debe tratarme como tal, cerca de este espacio mientras sucedía este percance se encontraba escondido el esposo de esta mujer.

El ultimo miércoles del pasado mes de Mayo, la Directora del Liceo me indica, que el Defensor para el niño niña adolescente de la parroquia (LOPNNA) le comunica que un par de representantes  se presentaron en dicho recinto, denunciando que una “Lesbiana-Marimacha” le da clases a su hija, què cómo esto es posible, y que me querían demandar por daño psicológico a su hija expresó el Defensor, inmediatamente me comunico con Reflejos de Venezuela en donde oportuna y grandiosamente se me indica lo que debo hacer, en este caso calmarme (estaba furioso) y esperar a ver la supuesta demanda. Señalo que estas personas, se encuentran citadas permanentemente en la LOPNNA por  acarrear una deuda desde Enero y negarse a cancelar las mensualidades, las cuales ellos aceptaron previamente en un contrato de firma y huella que no han cumplido, y como patadas de ahogado para querer salir victoriosos mencionaron a manera de ofensa y humillación lo que ya anteriormente argumente.

El día de hoy (Viernes 01 de Junio), el Doctor va al Liceo, y conversa directamente con mi persona junto con la Directora del plantel, en donde nos reseña lo sucedido, yo le comento, soy un hombre, me encuentro en una transición la cual va de la mano de una orientación y la parte medica,  comento que cuento con orientación por parte de la Institución Reflejos de Venezuela, y el tratamiento especializado con mi Doctor.

Apoyándome en la ley le explico al Doctor de la LOPNNA, que el hecho que esas personas anden difamando de mi persona, con los alumnos, con los representantes, ese hecho es un delito, porque están irrespetándome como ciudadano venezolano, que yo no debo caer en lo escatológico o soez y mostrar lo que tengo entre las piernas para demostrar algo o no, le enseño a este representante de esta institución el Manual de Educando Para la Diversidad de Reflejos de Venezuela, el marco legal que me ampara momento en el cual el Defensor se queda afirmando cada punto que le indico, señalando que el como defensor se apoya en las leyes, y las leyes son las que otorgan respuestas a ese tipo de situación, y como primera instancia cita a la Constitución De La República la cual no penaliza en ningún momento los Derechos LGBTI y claramente señala el libre pensamiento, credo, ideología, culto, sexo.
El Doctor me menciona que desconocía que existían esos puntos legales de Derechos LGBTI ( leyendo el Manual y escuchando mi basamento) pero que son excelentes puesto a que estas personas no pueden violentar mi derecho, ni difamar , ni irrespetarme; en este mismo orden de ideas, el Defensor, me señala que ha preguntado por mi a alumnos, representantes, a compañeros, y todos le dicen “Es un Hombre, los alumnos te tratan como hombre, tus compañeros, y usted Profesor es un hombre, es Julián Parra, lo pasado, no es problema de nadie”. Me comenta también que puedo demandar a estas personas por difamadoras, violadores de derechos, entre otras cosas o esperar sus disculpas, yo en ese instante no respondí, más solicite que se me llamara a una cita en la LOPNNA en donde me encontrara frente a frente a estas burdas personas, se me recomendó que ellos hablaran primero y suelten todos sus alacranes y víboras, e inmediatamente que me atropellen yo decida si demandarlos.

Yo soy un ser noble y humanista como bien señale al inicio de esta reflexión, la respuesta a lo que haré es esperar su disculpa, y sino, que los perdone Dios.

Para concluir esta reseña de mi experiencia les comento que el Defensor de la LOPNNA, me pregunto que si la Institución Reflejos De Venezuela , institución que me ampara, tiene apoyo de alguna organización, y yo le mencione de primero Amnistía Internacional, y me dice que con solo mencionar Amnistía es un peso mayor por ser un organismo internacional, le indico la embajada de Canadá, entre otros.

Compañeros lo más importante de todo esto es que debemos continuar en la lucha, y la lucha por las leyes, las que tenemos afortunadamente nos protegen, pero no son suficientes

Traspasando Las Barreras Caracas 1 de junio de 2012

Profesor Julián Alejandro Parra Patiño

 

Aliados
Alianzas

asociaciones y organismos
Diseño y desarrollo:

CET de los Altos

www.cetdelosaltos.com