Venezuela Artículo 44
Proyecto: #Nosoydistinto

México y Perú afianzan matrimonio igualitario

22, enero 2017

Venezuela permanece estancada con el Artículo 44 del Código Civil. Sobre el tema, FRV consultó el sentir de la calle.

Ricardo A.

 

Ciudad de México acaba de convertirse en la primera urbe latinoamericana en reconocer el derecho de las familias homoparentales al modificar el Artículo 16 de su Código Civil. La presión de la comunidad LGBT mexicana logró finalmente que dicho artículo hiciera justicia con las uniones del mismo sexo.

“Se reconoce en igualdad de derechos a las familias formadas por parejas de personas LGBTI con o sin hijas e hijos que estén bajo la figura de matrimonio  civil, concubinato o alguna otra unión”, dice ahora textualmente dicho artículo en el inciso H, Número 2.

En 2009, la capital mexicana había aprobado el matrimonio igualitario en su Código Civil. En 2014 la siguió el estado de Coahuila.

Pero gracias al reclamo concertado de grupos LGBT, dicho código fue finalmente modificado en un concepto fundamental. Ahora define el matrimonio como “la unión de dos personas para hacer una comunidad de vida, en donde ambas se procuran respeto y ayuda mutua”. Ya no se especifica el sexo que deben tener los contrayentes.

Otra historia alentadora ha tenido lugar recientemente en Perú. Un tribunal acaba de ordenar la inscripción del matrimonio entre un peruano y un mexicano. La unión fue celebrada precisamente en México en 2010. El Registro Nacional de Identidad y Estado Civil peruano ‒equivalente a nuestro Registro Civil‒ se vio obligado a reconocer el nuevo estado civil de los dos hombres.

 

Venezuela: el artículo de la discordia

Venezuela, por su parte, sigue entrampada con el Artículo 44 de su Código Civil sobre ese mismo tema. El texto del artículo reza: “El matrimonio no puede contraerse sino entre un solo hombre y una sola mujer. La ley no reconoce otro matrimonio contraído en Venezuela sino el que se reglamenta por el presente Título, siendo el único que producirá efectos legales, tanto respecto de las personas como respecto de los bienes”.

El artículo de marras fue modificado por última vez en 1982. Pasó a estar en contradicción con el espíritu de la Constitución aprobada en 1999.

La Asamblea Nacional tiene el deber de discutir y sancionar la modificación del artículo. Pero no lo ha hecho desde que en enero de 2015 la sociedad civil lo demandó. Tal parece que no importa el color de la mayoría política en el parlamento: los prejuicios frente a la comunidad LBT siguen siendo los mismos.

En mayo de 2016, la Asociación Civil Venezuela Igualitaria interponía una Demanda de Nulidad del artículo conflictivo, por inconstitucional. La Fundación Reflejos de Venezuela no sólo ha apoyado la iniciativa. También exhorta a las ong, movimientos sociales, los colectivos, los profesionales del derecho, la psicología y la educación, y ciudadanos en general, a darle su respaldo.

FRV quiso conocer la opinión de la gente sobre el tema del matrimonio igualitario en las calles de Caracas. A los encuestados ‒todos de la comunidad LGBT, de sexo masculino‒ se les formularon dos preguntas: ¿Qué significado le da al reconocimiento del matrimonio igualitario en México y a la decisión del tribunal en Perú de reconocer a una pareja gay? (P1). Y, ¿a qué atribuye que Venezuela esté aún rezagada en materia de matrimonio igualitario? (P2). He aquí lo que respondieron.

 

Luis Enrique Lara

P1: Yo estoy de acuerdo con el matrimonio igualitario. Lamentablemente Venezuela no está todavía apta para agarrar ese concepto. Entender que en Venezuela también tenemos derechos, como también tienen derechos los heterosexuales. Estoy de acuerdo con eso para poder nosotros mismos apoyarnos. Si la otra persona fallece y si nosotros hicimos un futuro, y si hicimos una casa, no venga después uno a excluirla, como ha habido muchos casos.

No he visto las noticias, pero estoy de acuerdo. Sí escuché lo de México, pero no lo de Perú. Lo que pasa es que Perú es un caso particular. Y creo que el que uno de los países que son machistas, México ‒bien machista‒, la haya aprobado, estoy de acuerdo con eso.

P2: Porque Venezuela es un país de muchos tabúes. Y también machista. Aquí no aceptan a una comunidad LGBT, nunca la van a aceptar. Entonces, tenemos todavía rechazo de la sociedad, tenemos discriminación,  tenemos conflicto… Yo tuve varios casos cuando estuve de vacaciones, pero bueno, uno lo supera… Yo no le paro a todas esas cosas que me puedan pasar, y te puedan señalar y te puedan tildar.

 

Jesús Espejo

P1: Pues soy partícipe de la idea, en vista de que en Latinoamérica existen muchísimas personas con orientación homosexual quienes pueden formar un núcleo, y  llevarlo a la familia. Y que también aprueben la unión entre nosotros [los gays], para que así pueda reflejar el mundo y la sociedad todos los estigmas con los que nos tienen tildados.

Nosotros, como seres humanos, también  podemos funcionar como  pareja, como esposos y, por supuesto, claro está, como un núcleo familiar.

P2: Falta de conocimiento. Falta de instrucción. Hay tabú aún con el tema.

Aunque en la actualidad estamos siendo aceptados, no tenemos los niveles de tolerancia por parte de muchísimas personas, si bien he sabido en los entes gubernamentales existen muchísimos homosexuales. Y son los primeros que ponen también ese “parao” a que exista la unión entre hombre/hombre y mujer/mujer en Venezuela.

Pienso que, aparte de ser un tema que se ha politizado en muchísimas oportunidades, es por falta de conocimiento. Y como bien es conocido, si nosotros nos instruimos, nos hacemos libres.

Pero para esto tenemos que hacernos una masa, y para esta masa [exista] hay que estar unidos, para que se apruebe este posible proyecto en función a una nueva familia, que desde el punto de vista religioso satanizan. Y nosotros tenemos que darnos a la tarea de demostrar con nuestras acciones que no es como la sociedad y el mundo religioso nos piensan.

 

José Torres

P1: Estoy totalmente de acuerdo en que haya el matrimonio gay, por diferentes razones. Primero porque hay muchas parejas que han durado muchos años. Y han hecho, digamos, su vida, han comprado sus bienes, han hecho todas sus cosas juntos.

Y ha sucedido muchas veces que [después de fallecer uno de ellos] los familiares han reclamado la vivienda o los bienes que hayan adquirido. Entonces queda el otro desprotegido, cuando [los familiares] piensan que los bienes son de la otra persona, cuando ha sido en conjunto.

Por otra parte, es totalmente normal que haya una relación entre los mismos sexos, tanto como mujer como hombre. No ha ningún tipo de problema por ese lado.

P2: Bueno, yo pienso que en el venezolano existe todavía el machismo. Y pienso que también parte [del problema es] del Gobierno, que no hay una buena orientación en cuanto a eso. Y hay muchos intereses creados. Hay mucha gente a la que no le interesa que existan legalmente los matrimonios gay.

Hay familias donde sí aceptan a los gays, como hay otras familias donde no los aceptan. Es más que todo por el machismo.

Y pienso que es falta de información también, a nivel de la prensa, a nivel de la televisión. O sea, más comunicación a nivel de las escuelas. Lo de la orientación sexual debería darse desde las escuelas, desde pequeños. Inclusive hasta también educar las mismas familias.

Porque de repente tú le puedes dar la educación a un niño en una escuela, que hay una orientación sexual diferente a la que quizá uno conoce. Aunque yo creo que primero en las familias y después en las escuelas, no sé, pero debería ser en conjunto.

 

Daniel Romero

P1: En lo personal yo siempre había estado como que reacio a todo lo que es el matrimonio, por mi parte. Yo pensaba como que nunca me iba a casar. Sin embargo, pienso que en las sociedades hay que avanzar. Y estar encerrado [en eso] de que el matrimonio es solamente entre hombre y mujer, que es lo único legal, me parece que es un poco retrógrado.

Si dos personas se quieren, se aman, ¿por qué no pueden estar juntas? Ahorita yo tengo mi pareja y tengo planes para casarnos en un futuro, algo que no pensaba en el momento.

El único problema que yo veo en Venezuela, en lo que son los países latinoamericanos, es que son muy ortodoxos en hacer reformas, en la parte religiosa. Hay muchos personas mayores que realmente eso no lo ven correcto. Y esa es la única cosa que impide a la gente avanzar en este país.

P2: Mira, Venezuela es realmente un país de gente cómoda. La gente, si no se meten con ella, está tranquila, pueden estar hambrientos, sin comida, no hacen nada al respecto. Y siendo honesto, no creo tampoco que vaya a presionar por el matrimonio igualitario.

Es porque aquí estamos encerrados en lo que es el catolicismo. Cristo lo único que dice es “amaos los unos a los otros como yo os he amado”. Si Dios aprecia más que todo el amor que tienes con todos tus hermanos, ¿por qué no puede amar a alguien como un hombre y una mujer se juntan para casarse? ¡Dos personas del mismo sexo están en su derecho!  Aquí la gente los sataniza.

Ser homosexual no afecta en nada el desempeño laboral de la gente, ni afecta a nadie socialmente.

Fundación Reflejos de Venezuela

21 de enero de 2017


Comentarios

comentarios

observatoriolgbtve

observatoriolgbtve

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!
Utilizamos cookies para garantizar que tenga la mejor experiencia en nuestro sitio web.